Últimas reseñas


jueves, 25 de abril de 2019

La sombra de la luna #3 ~ José Antonio Cotrina

¡Buenas tardes, Devoradores!

Por fin llegó el final de esta trilogía, la cual ha sido Lectura Conjunta organizada por Juanma, de The Best Read Yet. Me hacía mucha ilusión releer esta historia, sobre todo por los sentimientos que me genera y la tensión que provoca hasta el último momento. Creo que este libro, pese a tener mucha parte de batalla, es mi favorito de los tres por los poderes que aparecen. ¡Vamos con la reseña!

Título: La sombra de la luna
Saga: El ciclo de la Luna Roja (3)
Autor: José Antonio Cotrina
Editorial: Hidra
Género: Fantasía
Páginas: 821
Encuadernación: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-92939-62-6





La Luna Roja ha llegado. Los miembros del Consejo Real y los supervivientes de la cosecha deberán elegir bando para la batalla decisiva. Rocavarancolia se prepara para contemplar la mayor de sus leyendas. ¿Quién gobernará el reino tras la última Luna Roja? 

OPINIÓN PERSONAL

"— ¿Qué te ha pasado en la...? —Retrocedió un paso, con la cara desencajada ahora por el más absoluto pasmo. Hector pensó que si el italiano seguía comportándose así acabaría añorando al Bruno inexpresivo de antaño—. ¡Tienes alas! —exclamó entusiasmado—. ¡Te han salido alas!"

De acuerdo, empezamos con la historia final. Tras la salida de la Luna Roja, los cosechados supervivientes están sufriendo distintas transformaciones, convirtiéndose en las verdaderas criaturas que deberían ser. Sin embargo, el flujo de poder puede suponer un descontrol emocional, por lo que muchos optan por ir solos.

En el torreón Margalar solo quedan tres personas: Hector acaba de desplegar sus alas de ángel negro, pero aún no sabe volar ni sabe nada sobre su especie. Bruno, cuyo corazón helado se ha visto desbordado por sentimientos, comienza a descubrir cómo usar sus poderes de demiurgo. Y Marina sigue en un estado letárgico mientras su cuerpo se adapta a su nueva situación como vampira.

Mientras tanto Hurza Comeojos, el primer Señor de los Asesinos, pretende hacerse con Marina para recuperar su grimorio, así como con Hector, cuya esencia de reyes es perfecta para revivir a Harex, su hermano. La batalla final por el trono de Rocavarancolia va a dar comienzo y los cosechados deberán aprender a usar sus poderes si quieren sobrevivir a la masacre.

"Le resultaba tan sorprendente y mágico ver batallar a Bruno en aquel nuevo mundo de sentimientos como su conversión en demiurgo. El que su amigo llorara, riera o se asombrara, era un milagro a la altura de las alas que le habían crecido en la espalda, del reloj viviente o de las onyces de Natalia."

Y eso es más o menos el tema. Tampoco quiero hablar mucho de la trama porque es un tomo final, y ya sabéis que no me gusta destripar nada. Hablemos de nuestros supervivientes. Como he comentado, en el torreón solo quedan tres jóvenes. Hector sigue pendiente del despertar de Marina mientras acepta que se ha vuelto un ángel negro. Sus alas son algo a lo que debe acostumbrarse, así como las ansias de matar que le controlan a veces. Bruno, que aún no sabe qué hacer con el remolino de sentimientos descubiertos, sigue investigando cómo devolver el cuerpo a sus amigos. La tercera joven, Marina, está en estado letárgico, mientras su cuerpo se adapta a su conversión en vampira.

Fuera del torreón, el resto de jóvenes también busca adaptarse a su nueva condición. Natalia es feliz controlando a las onyces, las sombras que durante tanto tiempo la intimidaron. Adrian se ha convertido en piromante y ha despertado al dragón petrificado en la plaza de las estatuas, mientras su demencia aumenta. Maddie y Lizbeth están de camino para unirse con la manada del castillo, pese a la evolución deficiente de la segunda. Y Dario lucha contra el hambre de su cuerpo, convertido en trasgo.

Mientras tanto, los restos del Consejo Real buscan una forma de acabar con la nueva amenaza. Aún no saben que se enfrentan a Hurza Comeojos, el primer Señor de los Asesinos de Rocavarancolia. Esmael, mientras decide enseñar a Hector, busca una forma de dar con su enemigo. Dama Desgarro sigue pendiente de la regencia y del Panteón Real, mientras duda de si debería ceder el puesto de regente al ángel negro. Los hermanos Lexel toman posiciones en los dos bandos, como manda su origen y relación. Y el resto de engendros, seguidores de Hurza, buscan la forma de acabar con los demás.

La presencia de los cosechados supone la llegada de nuevos flujos mágicos a la ciudad. Poco a poco, las ruinas se llenan de auroras boreales, restos de portales existentes, pero también surgen nuevos caminos a otros mundos. Sin embargo, nuestros protagonistas apenas pueden disfrutar de ellos. Todos sufren el rugido de la magia en su interior y saben que han de cumplir ciertos requisitos si quieren ser poderosos: Marina necesita sangre, Dario necesita carne, Natalia tiene sus sombras, Adrian se alimenta de fuego, Bruno ya recolectó energía vital en la Tierra... y el poder de Hector exige matar.

La verdad es que la mitad de este tomo se centra en cómo los chicos se adaptan a sus nuevos cuerpos y poderes, con brotes de ira y enfrentamientos que les descolocan cuando se calman. Además, a tres de ellos les ciega el hambre: sangre, carne y muerte; es gracioso es triángulo amoroso y letal que forman.

No voy a entrar en el tema de la segunda mitad, que ya está más basada en la batalla y su preámbulo. Cuando al fin Hurza se planta ante Esmael, descubriendo su identidad, empieza el verdadero conflicto. Estatuas que cobran vida, colosos de hueso, fantasmas, personajes a los que habíamos dicho adiós... se juntan muchísimos factores en la última gran batalla.

Pese a que parece ser lento, al menos la primera mitad, el libro se lee muy rápido porque nos tiene en vilo casi desde el principio. Yo, por lo menos, sentía mucha curiosidad sobre en qué iban a convertirse los cosechados, así que me emocionaba con cada nuevo poder desvelado. Solo decir que sabemos en qué se convierten TODOS los cosechados, un punto realmente tierno.

Y creo que no voy a contar más. Pese a ser una reseña breve, prefiero que lo leíais y os hagáis una opinión propia para este final. A mí me parece el cierre perfecto, con su dosis de muerte (no podíamos esperar menos) y a la vez su toque feliz. Es una trilogía que sigue teniendo un lugar en mi corazón, sorprendiéndome cada vez que la devoro de nuevo. Espero que, si la leéis, la disfrutéis tanto como yo. ¡Nos vemos!

Lo mejor: El avance y los personajes.
Lo peor: El principio tiene un ritmo más lento.

"—Las haré volver —le aseguró Sedalar cuando Hector ya salía—. A ella, a Maddie y a Lizbeth. Encontraré el modo de deshacer lo que hizo la Luna Roja.
—Deja de engañarte —dijo él desde la puerta—. No hay vuelta atrás. Somos monstruos. Y eso no va a cambiar jamás."

OTROS TÍTULOS

 

#1. La cosecha de Samhein (reseña)
#2. Los hijos de las tinieblas (reseña)

NOTA


4,75/5
La batalla por Rocavarancolia ha llegado


3 comentarios:

  1. Hola.
    Paso por encima ya que leí el primero hace un tiempo y me encantó, y estoy a la caza de los siguientes para seguir con la historia.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  2. Buenaas!
    Pues no me llaman mucho estos libros >.<
    Gracias por la reseña <3

    ResponderEliminar