Últimas reseñas


lunes, 16 de abril de 2018

RUDIS ~ Marcos Nieto Pallarés

¡Buenas tardes, Devoradores!

Hoy volvemos con una nueva colaboración con Marcos Nieto Pallarés, uno de los autores que siguen repitiendo la experiencia de pasar por este blog. A mí, sinceramente, me hace mucha ilusión repetir colaboración, así que yo encantado de seguir reseñando sus libros. Esta vez, la historia cambia radicalmente: pasamos de la novela negra a la Antigua Roma. Aunque no soy un gran fan de la novela histórica, los datos básicos les conocía, así que no he tenido problema. ¡Vamos allá!

Título: RUDIS
Saga: Autoconclusivo
Autor: Marcos Nieto Pallarés
Editorial: Autopublicado
Género: Histórica
Páginas: 320
Encuadernación: Digital
ASIN: B079SW1KLM

Nació donde los gladiadores pulían sus técnicas. Creció anhelando luchar en la arena.
Esclavo e hijo adoptivo de un lanista; «hermano» de la mujer que amaba.
Buscó la libertad y la gloria empuñando una gladius.
Todo le aguardaba tras una espada de madera.

De nacimiento esclavo.
De sangre, leyenda.

Una emocionante novela histórica que gira en torno a las luchas de gladiadores, el amor, la tradición, la lealtad y la venganza. Un ideal que llevará a su protagonista desde los suburbios y la Cloaca Maxima, hasta el Anfiteatro Flavio, cruzándose por el camino con una niña africana y un viejo asiático, que le acompañarán en su andadura hacia la libertad.

OPINIÓN PERSONAL

"Nací donde los gladiadores pulían sus técnicas. Mis únicos recuerdos yacían en aquel lugar de renombre, en aquel complejo fortificado a las afueras de la ciudad: el ludus de «mi padre». Su sangre no corría por mis venas, mas así me hacía llamarle —algo que, por otra parte, me henchía de orgullo—. El lanista Spurius Atius Aquila, conocido en toda Roma por administrar una —aunque no la mayor— de las mejores escuelas de la Península Itálica."

De acuerdo, vamos con la historia. Nuestro protagonista es Spurius Atiusanus, un joven de orígenes humildes que fue adoptado por el lanista Spurius Atius Aquila. Aunque es hijo de un esclavo, el joven siempre ha vivido como un hijo más del lanista, junto a su hermana Iulia y su madre. Sin embargo, el chico tiene claro su lugar y su verdadero ser.

Criado en el ludus de Spurius, el chico ha contemplado desde pequeño cómo múltiples hombres han entrenado para ser gladiadores, sea este su deseo o su obligación como esclavos. Spurius, enamorado en secreto de Iulia, está dispuesto a convertirse en un gladiador más, obtener gloria y una rudis del mismísimo emperador Trajano, con el fin de ser un hombre libre y poder casarse con la hija del lanista.

Pese a la reticencia de la familia, sabedora del destino habitual de los gladiadores, Spurius entrenará muy duro para conseguir su objetivo, aunque todos los demás guerreros del ludus lo vean como un niño mimado que no debería estar ahí. Dispuesto a manchar la arena con sangre, el joven perseguirá su deseo más allá del peligro mortal que implica ser un gladiador.

Ingenuo —cavilé embelesado—. No entiendes nada, mujer». Me acerqué decidido y la besé. Me abrazó, arrastrándome al resguardo del dormitorio. Se separó de mí. 
—No vuelvas a hacerlo. No donde puedan vernos. 
—Todos duermen, Iulia. Pero mi amor está muy despierto. Y empieza a cansarse de tenerte tan cerca y sentirte tan lejos."

Y eso os contaré de la historia. Tampoco quiero destriparla mucho más porque no quiero hacer ningún spoiler. La verdad es que la trama me atrajo desde el principio: nos ponemos en la piel de Spurius, un chico criado como alguien importante pese a su condición de esclavo. Desde pequeño espió a los gladiadores de su "padre" junto a Iulia, deseando llegar a ser un de ellos.

Cuando tiene el valor suficiente, se lo dice a su padre, que le contará la verdad sobre su nacimiento y la promesa que hubo entre el lanista y el padre biológico del chico; una promesa que podría incumplirse al permitirle ser un gladiador. Sin embargo, Spurius tiene una fuerte determinación: alzarse con la gloria, salir invicto de muchos combates y obtener, junto a una rudis, la condición de ciudadano libre a manos del emperador Trajano.

Sinceramente, el protagonista me ha gustado bastante. Aunque tiene una fuerte resolución y es muy bueno como guerrero, también tiene sus sentimientos y sus miedos. Sabe que, aunque lo de todo por la chica a la que ama, ella también tiene que tomar la decisión de abandonar su estatus para ir con él. Además, nunca olvida sus orígenes y trata de no aprovecharse de ello, por lo que entrena y coma con sus compañeros, aunque ellos le rechacen por ser un "niño mimado".

Me ha gustado mucho lo bien ambientada que está la historia. A lo largo de la narración tendremos términos referidos a armas, lugares, normas... Una terminología muy amplia que no siempre es conocida, por lo que al final tenemos un listado de qué es cada cosa. Además, está muy bien descrita la situación que vivían los esclavos, cómo llegaban a sufrir sin poder quejarse, cómo se usaban los combates de gladiadores con fines políticos o para efectuar venganzas...

Una cosa que no sabía y que me ha gustado descubrir es que había diferentes tipos de gladiadores en función de sus armas, equipo, características... Y tampoco sabía lo que era una rudis, una espada de madera que usan los guerreros para entrenar. Ya los términos de "lanista" y "gladius" sí que los conocía.

Y poco más puedo contar, porque la historia se lee en un suspiro si te engancha desde el principio. Como comentaba al principio, me asusté un poco al ver que era histórica porque no lo disfruto tanto; aparecen hechos históricos o referencias que no conozco y me estreso al no entenderlos. Menos mal que la Antigua Roma no se me da tan mal y no he tenido problema. Si os gustan las lecturas más o menos ligeras y el ambiente de los gladiadores, os recomiendo sí o sí esta historia.

Si la novela os interesa, os dejo aquí el enlace a Amazon.

Lo mejor: La ambientación y el ritmo de la trama.
Lo peor: Realmente no he encontrado nada malo.

"Cada uno pertenecía a una clase: samnita, mirmillo, tracio, secutor…, y según esta, usaban un armamento u otro. Originalmente, los gladiadores fueron prisioneros de guerra obligados a pelear en los funerales de grandes mandatarios, empleando las armas características de su pueblo. De ahí surgieron las categorías y, del mismo modo, los emparejamientos."

NOTA


5/5
La arena de combate te espera


3 comentarios:

  1. Holaaa
    Uff, tiene una pinta estupenda :D
    Y vaya notaza, se nota que te ha gustado mucho^^
    Un besitooo

    ResponderEliminar
  2. Hum, me llama por la ambientación, me apetece leer algo de gladiadores, pero la forma de narrar por los fragmentos que nos has dejado no me convence...Lo pensaré.

    ResponderEliminar