Últimas reseñas


domingo, 12 de junio de 2016

Presentación: Marta Conejo

¡Buenas tardes queridos Devoradores!

Hoy os traigo una entrada de novedades, aunque no de editorial. Bueno, más que novedades os quiero hablar de dos libros de autor, uno de los cuales voy a reseñar pronto. La autora, Marta Conejo, me contactó hace poco para preguntarme si me gustaría colaborar con ella mediante una reseña y me envió la información de sus dos obras. Como ambas están publicadas con la editorial Click, que, como algunos sabréis, funciona con ejemplares digitales, pues la pobre tiene poca difusión y me ha pedido algo de ayuda. Por ello, hoy os voy a presentar sus dos obras, junto a la sinopsis de cada una y el enlace a la página de la editorial. Si queréis saber un poco más de la autora, aquí os dejo su blog. Estoy seguro de que la hará ilusión que os paséis.



Mis alas por un beso

El día que soñé con volar lo único que pretendía era huir de todo. Sumirme en la noche, como si fuera un destello más. Ahora que el sueño es realidad no todo parece tan fácil. Unas alas que me han obligado a abandonar mi antigua vida, a ser un extraño y a adoptar nuevos ideales.

                Sobrevolaba la noche como parte de ella, inmerso en la oscuridad… Hasta que ella comenzó a ser mi luz, mi conexión con una vida que creía perdida… Pero el clan de las alas, seres alados que creen tener supremacía frente a los humanos, me persigue. Un beso. Un simple beso marcaría toda mi vida, encadenándome a uno de ellos. Tan solo un beso.

                Ellos saben nuestras debilidades. Ellos me conocen. Ellos la conocen. Pero no dejaré que me amedrenten. Me llamo Alex, me convertí en un ser alado y no dejaré que mi pasado se quede en mi olvido, y mucho menos que lo hagan con un beso de los suyos.

Amor, lucha, lealtad y amistad se enfrentarán al poder del mal.




Bienvenidos a Lúcido

   ¡Señoras, señores! ¡Calma, por favor! Entiendo vuestra confusión y vuestras dudas, entiendo que tengan miedo: todos lo tuvimos cuando despertamos en esta playa sin recordar nada.

         Me llamo Merodeador y conozco cada rincón de este lugar. Tras tantos años aquí, lo que aconsejo es que os quedéis en el pueblo de Kangei o que, como máximo, os dirijáis a los sitios más cercanos. Debo ser sincero para quien esté interesado en marcharse o en buscar una salida: muchas personas han muerto intentando volver por ese mismo mar que nos ha traído y yo, personalmente, he recorrido cada tramo y camino de este mundo, sin encontrar nada que se asemeje a una salida.

Si aún sigue habiendo algún atrevido en nuestras filas, os deseo suerte. Lúcido es un mundo extraño, donde nada parece lo que es: hay lugares y personas que escapan a la razón.

         En general, no tengáis miedo. Sólo deciros que si en algún momento sentís que vuestro alrededor está sumido en un silencio extraño, corred al pueblo más cercano y olvidad la locura de encontrar un sitio mejor. La inseguridad en el camino es el territorio de Moldeador, y él, quizás, es el único miedo que os permito tener.

¡Bienvenidos a Lúcido!



¿Qué os parece? ¿A que ambas historias prometen? Como he dicho al principio, de momento voy a reseñar una de ellas. Así que os propongo un juego: ¡A ver quién adivina cual! Si seguís mi blog, no creo que os cueste mucho adivinarlo jejejeje. 


También quería contaros que a finales de mes voy a estar un poco desaparecido, por lo que igual no puedo subir las entradas de todas las semanas. Trataré de dejar varias en borrador estos días para tener al menos reseñas hechas, pero entended que estoy de exámenes y dos libros a la semana cuesta leerlos jajajaja. Trataré de que podáis seguir disfrutando de mis reseñas lo más posible. ¡Hasta mañana!

2 comentarios:

  1. Me encantaría leer Bienvenidos a Lúcido ^^

    ResponderEliminar
  2. Me llaman mucho los dos libros!! Espero la reseña!!
    Saludos ^^

    ResponderEliminar

¡Bienvenidos Devoradores! Muchísimas gracias por leerme y querer comentar. Todas vuestras opiniones son bien recibidas, pero os pido que no insultéis, no hagáis SPAM y lo más importante: ¡sed vosotros!